“Me siento muy solo” y, ¿Por Qué Nos Lastimamos Tanto?

Cuantas veces nos hacemos las siguientes  preguntas…

–       Es que… ¿Por qué no me ha hablado?

–       ¿por qué yo soy quien siempre le tiene que hablar primero?

–       ¿Por qué siempre me cancela?

–       ¿Seré importante para él?

–       ¿Por qué cambia de planes tan fácilmente?


–       ¿Me amará como yo le amo a él?

–       ¿Por qué a mí no me invita?

–       ¿Me querrá o solo me está utilizando?…etc., etc., etc.

“ Pero si ¡ ya me lo dijo!

Muchas veces no quieres ver lo más evidente, y por consecuencia, te sientes “sola”  y por tu propio gusto.

Insistes en buscar la respuesta en la otra persona, y en sus actos, el ya te lo dijo!

Entonces… por que insistes?

Que más quieres saber, si  tus preguntas han sido contestadas, incluso antes de haberlas planteado?

La respuesta la tienes ante ti, con sus evidentes actos, lo que pasa es que tal ves no te guste esa respuesta, y esperas encontrar otras respuestas, otras que se ajusten a tu favor, para no sentirte sola.

Emerson dijo: “Grita tan fuerte tu actitud que no escucho lo que me dices”

Y aún así prefieres sufrir escuchando lo que te dicen.

Cuando quieres demasiado a alguien y se lo demuestras con hechos y con palabras, y ese alguien no te llama ni te procura en absoluto… ¿ no está quedando claro ya  el mensaje desde ahí?

Pero… tu insistes en ver, sólo lo que tu quieres ver, para no sentirte sola y de inmediato surge la necesidad de hablarle a esa persona para preguntarle si te quiere o no, como si solo las palabras comunicaran el mensaje.

¡Los actos comunican con más fuerza y con más veracidad! Pero no los quieres ver,  Son muy dolorosos para observarlos, y no quieres estar sola…

Y así, las conversaciones de un mismo punto pueden alargarse por años.

Uno de los errores más grandes en una relación es enamorarse de una ilusión, a tal grado, que nunca se ve la verdad  por más evidente que esta sea. Y cuando llega el momento donde se alcanza a ver la enorme distancia que existe entre una ilusión y la verdad, entre lo falso y lo real, no lo puedes creer. Pero lo más increíble es que esa misma distancia, esa soledad, la hayas generado tu misma. Así de fantasiosa es la mente humana en muchas ocasiones. Y la única solución para salir de ese maléfico encanto provocado es decidir enamorarse de la verdad, es momento que te enamores de ti misma.

“Cuanto más tratemos de apoderarnos de un momento, o de una sensación placentera… más esquivo se vuelve.                                                                                                                        Es como tratar de sostener agua en las manos  -cuanto más aprieto, más rápidamente se me escapa a través de los dedos.”         – Alan Watts –

No olvides dejar tu comentario, este es tu espacio

Sinceramente…

Patrizia L.L.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s